Peligro de sordera por los iPod

Peligro de sordera por los iPod

Publicado el febrero 27, 2012 en Noticias, Tecnología.

ANNETTE LOPEZ MUÑOZ

ESPECIAL PARA EL NUEVO HERALD

La música a alto volumen por un tiempo prolongado causa daños irreversibles al oído.

Mientras que algunos países europeos han escuchado este aviso y han establecido leyes que limitan el posible volumen que adultos y jóvenes pueden alcanzar en sus audífonos, en Estados Unidos todavía se puede subir el tono de los iPod a 120 decibeles, intensidad que puede ser extremadamente dañina al sistema auditivo.

“El motor de un avión despegando alcanza 120 decibeles”, señala la audióloga Carmen Cecilia Orta. “Y los que están permanentemente expuestos a ese tipo de ruido, por ley, se tienen que proteger los oídos y hacerse chequeos anuales de la audición para asegurarse que no exista un deterioro de la misma. Los niños hoy en día usan los iPod más de ocho horas al día a intensidades mayores de 85 decibeles. Esto puede causar un daño irreversible”.

Según la Administración Ocupacional de Seguridad y Salud (OSHA), los trabajadores que estén expuestos a más de 85 decibeles durante 8 horas por día corren el riesgo de perder la audición. De acuerdo con los estudios hechos por OSHA, la exposición a 92 decibeles debe tener un máximo de 6 horas, a 95 decibles cuatro horas, a 97 decibeles de tres horas, a 100 decibeles de dos horas, a 102 decibeles una hora y media, a 105 decibeles solo una hora, a 110 media hora y a 115 un cuarto de hora o menos. OSHA no llega a los 120 decibeles como exposición permisible.

“Cuando los empleados sean expuestos a cualquier sonido que exceda los citados y no pueda ser controlado debe proveérseles un equipo protector para reducir los niveles del sonido y ajustarlo a estos límites”, afirma OSHA, señalando que cualquier sonido que no sea interrumpido por un segundo o menos, se considera continuado.

“El hecho de que los audífonos estén metidos dentro de las orejas permite tenerlos períodos de tiempo mucho más amplios”, explica Orta. “No solo es el volumen sino también la dosis. Los jóvenes viven con los audífonos puestos recibiendo una dosis alta y a niveles de intensidad dañinos para el oído. El resultado de esto es que uno de cada seis adolescentes norteamericanos entre 13 y 18 años presentan pérdidas auditivas irreversibles en las frecuencias agudas”.

Según los expertos, las frecuencias agudas son precisamente las más importantes para entender la palabra hablada. La estructura de la cóclea va subiendo como un caracol y en su base están las células que procesan las frecuencias agudas, después las medias y por último las graves. El ruido afecta primero las células ciliadas que están de primeras y que permiten entender los sonidos consonantes de las palabras habladas.

“Si no escuchamos los sonidos consonánticos, se nos dificulta enormemente distinguir una palabra de otra”, explica Orta. Por ejemplo, la diferencia entre Paco y pato. ‘’Lo importante de la pérdida auditiva de las frecuencias agudas es que afecta la inteligibilidad del habla”.

El doctor Simon Angeli, profesor de otorrinolaringología de la Universidad de Miami, señala que en Bélgica existen estudios que ven una asociación del nivel de audición de los niños que usan estos aparatos contra los niños que no los usan.

“El exceso de ruido por un período prolongado tiene daños irreversibles y es un problema de salud pública en la magnitud que el problema afecta a todo el mundo”, asegura Angeli. En Francia se permiten 90 decibeles en los audífonos. Esa es potencialmente una solución, limitar por medio de legislación y establecer un límite.

Eso no quita, según los expertos, que un niño que se duerma con los cascos puestos oyendo música a todo volumen pueda dañarse el oído incluso a 90 decibeles.Hace unos años, antes de la moda del iPod, la gente escuchaba música alta en la casa un rato o iba a una fiesta o a un concierto donde podían escuchar música a todo volumen, pero la exposición era limitada. Ahora es la primera vez que se está viendo un problema de proporciones tan importantes que va en aumento a medida que otras generaciones prácticamente nacen con los audífonos puestos.

“Es importante hablarles a los muchachos”, enfatiza la doctora Orta. “También que los pediatras estén al tanto e inicien una discusión con los niños y sus padres a nivel preventivo”. Orta también señala que los colegios debieran organizar campañas para dar a conocer a los jóvenes el peligro que corren de “perder la audición de forma irreversible”.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2012/02/27/1137512/peligro-de-sordera-por-los-ipod.html#storylink=cpy

 

C
h
a
t

Contacta