Trata de personas: la esclavitud del siglo XXI

Trata de personas: la esclavitud del siglo XXI

Publicado el julio 31, 2016 en Opinión.

Millones de personas en el mundo atraviesan fronteras para huir de conflictos armados y violencia en sus países de origen. Su desesperación los deja en un estado de vulnerabilidad propicio para los buitres de la trata de personas, que los convierten en mercancías.

Un delito sin fronteras en un mundo donde priva la impunidad. La trata de personas se ha cobrado en 2015 al menos 12 millones de víctimas, según la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo, contabiliza casi 21 millones de personas víctimas del trabajo forzoso en el mundo. Esta cifra incluye a las víctimas de trata para la explotación laboral y sexual.

No solo es un crimen, también se ha convertido en un negocio transnacional, que anualmente genera“ganancias” de casi 32 mil millones de dólarespara quienes se lucran del detrimento de la dignidad de millones de personas en el mundo.

Mujeres, hombres y niños de todos los rincones del mundo son convertidos en mercancías comerciables y sometidos diariamente a situaciones de explotación. La forma más conocida de trata de personas es la explotación sexual, pero muchas víctimas también son obligadas al trabajo forzoso, servidumbre doméstica, mendicidad infantil y extracción de órganos.

Es un fenómeno global. Existen víctimas de 152 nacionalidades en 124 países del mundo. La mayoría de las personas condenadas por trata son hombres, aunque también participan mujeres. Sin embargo, la féminas ser las víctimas de este crimen.

Este sábado 30 de julio se conmemora el Día Mundial contra la Trata de Personas proclamado por las Naciones Unidas para “crear conciencia sobre la situación de las víctimas de la trata de personas”.

¿Por qué es importante recordar esta fecha?Pues, la trata de personas es una forma de esclavitud actual, que permanece oculta en el fenómeno global de la migración, como indica el experto Óscar Castro Soto, quien dirigió el Observatorio Latinoamericano sobre Trata y Tráfico de Personas (ObservaLAtrata) de 2010 a 2013.


¿Cuál es la causa de la trata de personas?

La relatora especial de las Naciones Unidas sobre la trata de personas, Maria Grazia Giammarinaro, explicó que las leyes que criminalizan la inmigración irregular no previenen la trata de personas, al contrario, incrementan las vulnerabilidades de quienes huyen de conflictos, violencia, crisis y pobreza extrema en sus países de origen.

Entre esas medidas que crean las condiciones para la trata de personas, está la construcción de muros y alambradas, una práctica que está siendo muy usada actualmente en países de la Unión Europea (UE) debido a la llegada de refugiados, desde el norte de África, el Medio Oriente y el centro de Asia.

El director ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (Unodc, por su sigla en inglés), Yury Fedotov, señaló que la trata de personas es un “crimen de carácter parasitario que se alimenta de la vulnerabilidad, aumenta en tiempos de incertidumbre, y aprovecha la falta de acciones en su contra”.

Fedotov detalló que “los criminales acechan a gente necesitada y sin redes de apoyo, y ven a los migrantes, especialmente a los niños, como blancos fáciles para ser sujetos a explotación, violencia y abuso”.

De acuerdo al informe “Presa Fácil: violencia criminal y migración en Centroamérica”, de International Crisis Group, el aumento de medidas de control en las fronteras obliga a los migrantes a tomar “vías más costosas, tortuosas y peligrosas”, lo que falicita la caza por parte de las organizaciones criminales.

“Quienes huyen de la violencia en sus países de origen son nuevamente victimizados durante la huida. Son víctimas ideales”, explica el informe. Los migrantes, en su condición de vulnerabilidad, son extorsionados y secuestrados, principalmente los adolescente. Solo en Guatemala se presume que el número de víctimas es de más de 50 mil.

Las deportaciones masivas también contribuyen a este flagelo. Este es el caso de las deportaciones de inmigrantes centroamericanos realizadas por Estados Unidos.

Los grupos criminales sacan especial provecho de los migrantes que viajan desde el Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) vía México hacia Estados Unidos. Su vulnerabilidad se ha duplicado con las deportaciones masivas hacia sus países.

71 mil 911 guatemaltecos enfrentan actualmente la posibilidad de ser deportados de EE.UU. Estos forman parte de los 496 mil 704 casos del año fiscal 2016 que deben resolver las cortes.

Pese a que en EE.UU., el presidente demócrata Barack Obama, que supuestamente aboga por los migrantes, las peticiones de deportación oficiales fueron al menos 41 mil, un aumento considerable con respecto al año pasado.

Guatemala es el tercer país con mayor cantidad de peticiones formales de deportación, le sigue México con 128 mil 424 procesos, y El Salvador, con 923 mil 510.

¿Quiénes son las víctimas?

Una de cada cinco víctimas de la trata de personas es un niño, quienes son usados para mendicidad o trabajo forzoso, pornografía infantil o explotación sexual. También son reclutados como soldados en zonas de conflicto armado.

Dos terceras partes de las víctimas en el mundo son mujeres. Son engañadas con falsas promesas de empleo, parta luego despojarlas de su pasaporte, imponerle deudas y chantajearlas. Por lo general, son forzadas a prostituirse y al tráfico de drogas.

Los hombres y los niños varones también son víctimas de este crimen, pero en una proporción mucho menor que las mujeres. Son obligados al trabajo forzoso, mendicidad, explotación sexual y reclutamiento.

De acuerdo a Europol, en 2016 al menos 10 mil niños desaparecieron al llegar a Europa.

Trata de personas en América Latina

Este 29 de julio, Interpol rescató a más de dos mil 700 personas que era víctimas de la trata. También detuvo a 134 sujetos y desmanteló al menos 7 redes de crimen organizado en una operación en América del Sur y Central.

La operación Spartacus III se realizó en los aeropuertos internacionales más transitados de América Latina: Ministro Pistarini (Buenos Aires), Guarulhos (Sao Paulo) y El Dorado (Bogotá).

En el 2014, la trata de personas para fines de explotación sexual y laboral ya generaba 12 mil millones de dólares de “beneficios” en América Latina y el Caribe, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Desde entonces, expertos aseguran que su rentabilidad ha aumentado, casi tanto como el narcotráfico.

En Suramérica hay países de origen, de tránsito y de destino para la trata de personas tanto interna como internacional.

Las víctimas en América Latina son principalmente mujeres, niñas y adolescentes, quienes son usadas para la explotación sexual. De hecho, en los últimos años se ha experimentando un auge de “clientes” de Norteamérica. Costa Risca es el país más solicitado para el llamado “turismo sexual”.

Nicaragua es uno de los proveedores de la trata, en especial de menores. Mientras que Honduras, Guatemala y México son punto de encuentro de personas que luego son enviadas, mayormente, a EE.UU. o Canadá.

EE.UU., donde el crimen se oculta

Aunque la nación norteamericana denuncia a países de todo el mundo porque no luchan contra el tráfico de personas, esta realidad no es ajena para los estadounidenses.

Para 2013, la organización de defensa de derechos humanos Intercommunity Peace & Justice Center (IPJC) denunció que “el número de ciudadanos americanos con los que se trafica dentro del país es posiblemente de cerca de 200 mil”.

“La zona del noroeste de EE.UU. es un centro de actividad de trata de personas, tanto internacional como doméstica”, detalló la organización.

La responsable del Programa de Justicia para Inmigrantes del Southern Poverty Law Center, Naomi Tsu, explicó que en EE.UU. el tráfico de personas es un crimen oculto y los datos son escasos. “Demasiada gente está siendo sometida a ello en EE.UU.”

Tsu indicó que la mayoría de víctimas del tráfico de personas en EE.UU. son de México, Tailandia, Filipinas, Honduras, Indonesia y Guatemala.

Los indocumentados son “particularmente vulnerables a la delincuencia, dado que se resisten a pedir ayuda a las autoridades por temor a ser deportados y alejados de sus familias”, señaló.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) informó que en el año fiscal 2015, las autoridades federales arrestaron a mil 437 personas involucradas en el tráfico de humanos. También ofrecieron “servicios críticos” a casi 400 víctimas.

El 70 por ciento de los afectados por este crimen en EE.UU. son mujeres y muchas son menores de edad.

El analista político Alfredo Gutiérrez asegura en EE.UU. evade su responsabilidad e incluso es cómplice de la trata de personas, debido a que muchos funcionarios públicos o políticos con clientes de prostitutas, que son víctimas de la trata.

“Hay muchos empresarios que a propósito les facilitan a los funcionarios públicos prostitutas para su deleite. Y con eso los tienen chantajeados”, denunció Gutiérrez.

 

 

 

 

 

 

Fuente: http://www.telesurtv.net/

C
h
a
t