El regreso de las series radiales

El regreso de las series radiales

Publicado el febrero 4, 2017 en Cultura.

Desde su aparición, la radio y el radioteatro estuvieron vinculados con la cultura. Entre los contenidos radiofónicos, el radioteatro como género fue pionero.

El radioteatro es heredero directo del circo y del melodrama, durante su apogeo asimiló estructuras, personajes, historias, ambientes, mitos, factores identitarios de una sociedad de masas cargada de tradiciones y experiencias culturales, y les dio expresión a través de un recurso artístico-tecnológico en el que el público se reconocía como el protagonista infaltable.

Amparándose en un mismo nivel expresivo y simbólico, el radioteatro mostró la realidad de todas las clases sociales, de los diversos ambientes, urbanos y rurales, de sus actores y conflictos, de sus creencias y prejuicios, sus miserias y grandezas, haciendo de la realidad una ficción sonora creíble y capaz de despertar amores y odios.

Si bien es cierto que en los tiempos actuales el radioteatro no resulta un género “vendible”, no está muerto, ni desaparecido, ni olvidado, sino que continúa dando batalla en el mundo radial alternativo e independiente. Con la aparición y el desarrollo de la televisión y de nuevas tecnologías (y también de la mentalidad de la gente), comenzó una etapa de decadencia. Sin embargo, su llama no llegó a apagarse. La vida del radioteatro se encuentra en estado latente. No son muchas las condiciones que se requieren para su revitalización.

Con esta idea surge Fin sin Fin,  intentando recuperar la magia que se activa escuchando un relato al estilo de las viejas épocas y alimentando la pasión que se generaba al sentarse frente a un transistor que hoy es reemplazado por un ordenador o un simple móvil.

Fin sin Fin, un relato post apocalíptico retoma el estilo radial y trata de recuperar imaginación y principios morales lanzando un grito de cambio para la humanidad.

Esperamos que escuchen la serie a través de este enlace y nos comenten su parecer:

 

 

 

C
h
a
t