Crítica y análisis sobre arte y filosofía

Crítica y análisis sobre arte y filosofía

Publicado el mayo 18, 2017 en Opinión.

Una sociedad construida con una filosofía y con una solida educación en un dialogo científico y que está practique el ejercicio de la crítica producirá análisis que trasformaran la realidad de su cultura en todo el proceso y cultivo de su desarrollo auto-critico.

Una colectividad sin critica es una sociedad mediocre que está expuesta a no sufrir cambios sustanciales en su núcleo intelectual.
Tampoco prever contenidos que puedan modificarse en sus formas sociológicas y en su morfología dialogada, ni en su estructura constructiva y menos en su contexto histórico.
La crítica es donde la conciencia individual es expuesta a una reflexión que le produce un análisis que supera el lado donde flaquea para buscar una perfección para trasformarla o, modificar su conocimiento.
No hay mucho que explicar al respecto, lo lógico es que de una crítica se produce una análisis, porque son paralelos uno del otro, no pude existir una análisis si antes no existió una crítica, son consecuente uno del otro mediante una investigación teórica.
Nadie va poner en objeción que el origen de la ciencia clásica, como principio metodológico es la observación, la que cristalizar el pensamiento humano y con la razón se clarifica lo que se observa, se percibe, se adivina y se imagina el conocimiento, ejemplo; como llegaron los griegos a saber que existían los átomos, si en pleno Siglo XXI aún no se han visto.
La ciencia y la tecnología son metodologías científicas que trasforman la realidad, como tal.
El ensayo económico de la Critica del Capital de Carlos Marx, no solo afecto el desarrollo de la economía del proceso político, económico, y social de la historia, también transformo la realidad física y mental de la estructura del Estado y no solo del individuo sino también de la humanidad en general.
El Guernica de Picasso, es la obra más importante de la pintura en el siglo XX, cuestionemos en que afecto la realidad o, en qué la trasformo ideológica y físicamente, sí solo denuncio el fascismo hitleriano, para aquellos que la conocen y, si está, trasformo la realidad como tal, en el pensamiento colectivo.
El arte solo denuncia la realidad, no es un vehículo de cambio ideológico y no la cuestiona con fundamentos teóricos propios, se basa en investigaciones de otras metodologías para desarrollar su contenido estético y su perfección sensorial.
Pensemos inteligentemente lo siguiente, si el arte fuese un mecanismo ideológico de análisis consciente con soluciones practicas de comunicación trascendente para manifestar los problemas del momento histórico, o más bien solo fueron imagenes, quizás de historicidad estética, que trascendieron en la herencia de la cultura universal, como una manifestación ideológica al fenómeno político y a su lenguaje, produciendo reflexiones a lo que denuncia y que estas estimulan la conciencia, pero no la trasforman políticamente, solo lo sensibilizan al individuo a los problemas humanos, pero no le produce soluciones criticas dominantes que jerarquicen sus ideales, el contenido de sus pensamientos no son propiamente del espíritu del arte, más bien son de la ideología que manifiesta en la proyección de su filosofía.
Pensemos que existen culturas que mezclaron el arte escultórico en sus conceptos religiosos, en su arquitectura, aún cuando sus bases están en la religión, en la sociedad en la historia y en la política.
En cambio en el cosmos del arte, para explicarlo, necesitan de la concepción de estas teorías, para interpretarse, no existe en el arte una ideología que sustente su universo, por qué parte del reflejo de lo que ya existe en un marco teórico de sus propuesta imaginaria o de su innovación estética, pero no contiene una teorizante ideológica, por que no es esa su función en la historia.
Y así lo puedes encontrar en la poesía, en la pintura, en la danza, en la música y en el teatro. El arte es un ornamento del espejo de la realidad, una denuncia del momento histórico, no es un mecanismo ideológico de análisis ni de soluciones que estén fundamentadas en teorías o argumentos sólidos (que provengan propiamente de su esencia), solo expresan las emociones y sentimientos populares de sus pasiones, sufrimientos y nostalgias, así como sus alegrías y felicidad, deseos, costumbres y tradiciones.
La filosofía, la política, la educación, la ciencia, la historia y la tecnología entre otras, son las que trasforman la realidad de una civilización con sus ideas.

 

 

 

 

*Por: Jack Ro, corresponsal en México

C
h
a
t