Aprender a tocar un instrumento musical mejora la salud

Aprender a tocar un instrumento musical mejora la salud

Publicado el junio 5, 2017 en Noticias, Salud.

Un estudio demostró que tocar un instrumento puede favorecer al desarrollo de iniciativas de rehabilitación cerebral.

Científicos del Centro Baycrest de Cuidados Geriátricos en Toronto, Canadá, revelaron el impacto inmediato en el cerebro cuando se aprende a tocar un instrumento musical.

El descubrimiento puede ayudar a las personas mayores a mantener sus capacidades auditivas e, incluso, a evitar el deterioro cognitivo propio de la edad.

“Este es el primer estudio que demuestra que aprender a reproducir un sonido con un instrumento cambia la percepción cerebral del sonido de forma diferente a cómo lo hace escuchar música”, destaca  Bernhard Ross, principal autor de la investigación, publicada en el último número de la revista Journal of Neuroscience.

Los especialistas descubrieron que cuando se aprende a tocar un instrumento se alteran las ondas cerebrales y mejoran las habilidades auditivas durante un corto tiempo. Este cambio de actividad demuestra la capacidad del cerebro para volver a conectarse y compensar las lesiones o enfermedades que puedan obstaculizar la capacidad de una persona para realizar tareas.

Después de escuchar el sonido de un cuenco tibetano, a la mitad de los participantes se les proporcionó este instrumento y se les pidió que trataran de recrear los mismos sonidos y ritmos, mientras que el resto tenían que reproducir el sonido con el teclado del ordenador.

Los resultados del estudio revelaron por primera vez cambios directos en el cerebro después de una única sesión, lo que “demuestra que la acción de hacer música lleva un fuerte cambio en la actividad cerebral”, indicó Ross.

Científicos del Centro Baycrest de Cuidados Geriátricos en Toronto, Canadá, revelaron el impacto inmediato en el cerebro cuando se aprende a tocar un instrumento musical.

El descubrimiento puede ayudar a las personas mayores a mantener sus capacidades auditivas e, incluso, a evitar el deterioro cognitivo propio de la edad.

“Este es el primer estudio que demuestra que aprender a reproducir un sonido con un instrumento cambia la percepción cerebral del sonido de forma diferente a cómo lo hace escuchar música”, destaca  Bernhard Ross, principal autor de la investigación, publicada en el último número de la revista Journal of Neuroscience.

Los especialistas descubrieron que cuando se aprende a tocar un instrumento se alteran las ondas cerebrales y mejoran las habilidades auditivas durante un corto tiempo. Este cambio de actividad demuestra la capacidad del cerebro para volver a conectarse y compensar las lesiones o enfermedades que puedan obstaculizar la capacidad de una persona para realizar tareas.

Después de escuchar el sonido de un cuenco tibetano, a la mitad de los participantes se les proporcionó este instrumento y se les pidió que trataran de recrear los mismos sonidos y ritmos, mientras que el resto tenían que reproducir el sonido con el teclado del ordenador.

Los resultados del estudio revelaron por primera vez cambios directos en el cerebro después de una única sesión, lo que “demuestra que la acción de hacer música lleva un fuerte cambio en la actividad cerebral”, indicó Ross.

 

 

 

 

 

Fuente: http://www.telesurtv.net

C
h
a
t